Deseo sexual hipoactivo en la mujer (DSH). La falta persistente de interés en mantener relaciones sexuales

Hoy me gustaría hablaros del DSH (deseo sexual hipoactivo), es un término que normalmente no utilizamos, pero que hoy me gustaría recalcar, ya que se trata de un trastorno y hay que tratarlo como tal, incidiendo en la importancia que tiene aplicar un tratamiento correcto.

 

¿Qué es?

Básicamente el deseo sexual hipoactivo (DSH) es la falta constante de interés en mantener relaciones sexuales y afecta mayoritariamente a las mujeres, siendo una de las disfunciones sexuales más frecuentes en nuestra sociedad.

Según algunos estudios recientes en DSH, el tratamiento médico y farmacológico junto con el psicológico a través de Terapia de pareja pueden llegar a conseguir una eficacia en el tratamiento del DSH de más de un 76%. Sin embargo, el tratamiento farmacológico exclusivo no alcanza una tasa de éxito tan elevada como cuando se combina con Terapia de pareja, por ello es tan importante hacer un buen diagnóstico tanto médico como psicológico para poder seguir un tratamiento adecuado a las circunstancias de cada paciente.

Como profesional de la psicología os puedo comentar que en muchos casos el DSH se puede confundir con otros trastornos como discrepancia sexual, trastorno de excitabilidad y aversión sexual, que necesitan otro tipo de tratamiento tanto médico como psicológico, por lo tanto, un buen diagnóstico es la clave para poder superar este trastorno.

Por otro lado, a nivel social, se ha tratado el trastorno de DSH como algo un tanto natural en la mujer, algo que genera prejuicios y hace mucho daño a las mujeres que lo sufren. Por lo tanto, tenemos que evitar pensar que se trata de algo común o muy extendido y que es normal, y que por ello, no debemos darle importancia. Esto no es cierto, hay que darle la importancia que se merece y hay que llamarlo por su nombre y tratarlo de la mejor manera posible.

Espero que mi artículo pueda servir a personas que me estéis leyendo y os haga plantearos si quizás podáis estar sufriendo este trastorno. Para poder tratar cualquier circunstancia que se nos presente en la vida, primero tenemos que darle nombre, verbalizarla y después afrontarla. Por ello, hoy os quiero trasmitir naturalidad, rigor y empoderamiento.

 

Causas

Desde el campo de la psicología, bajo mi punto de vista, hay múltiples factores que pueden ser la causa de DSH. Además, las causas también pueden estar relacionadas con problemas o cuestiones de nuestro físico, o de nuestro entorno, por lo que existen múltiples variables actuando que pueden desencadenar este trastorno. Me gustaría referirme a que las causas pueden ser multifactoriales, ya que también tienen cabida los factores hormonales, la calidad emocional, la fatiga, las preocupaciones, el estrés, si se está tomando medicación para otras enfermedades, etc.

También nos puede afectar la premenopausia o la menopausia debido a los cambios hormonales y físicos, que alteran nuestro estado emocional al mismo tiempo.

Algunas de las causas físicas más frecuentes son la artritis, el cáncer, la diabetes, los trastornos o enfermedades de índole neuronal o la hipertensión.

Como veis, hay multitud de factores que pueden incidir en este tipo de problemáticas.

 

Tratamiento psicológico

Como os comentaba antes, por todo ello, es muy importante realizar un buen diagnóstico y un especialista en psicología tiene que hacer una valoración de todas las causas posibles que puedan estar actuando.

Una vez determinado el diagnóstico y posibles causas tanto físicas, psicológicas y relacionadas con nuestro entorno, el profesional de la psicología tiene que plantear un tratamiento adecuado.

Una de las terapias que mejor resultados está alcanzando es la Terapia de pareja de tipo cognitivo conductual. En ella, la persona que padece el trastorno junto con su pareja realizan varias sesiones junto con el/la psicólogo/a en las que se abordan muchas temáticas. Como ejemplo, os puedo comentar que ya sólo el hecho de hablar de sexualidad en las terapias, hace que los pacientes mejoren en gran medida sus trastornos sexuales. En este tipo de sesiones, aparecen cuestiones que a priori, no se habían tenido en cuenta y que están afectando en la problemática, como por ejemplo, problemas de pareja, discusiones, falta de comunicación, falta de comprensión, etc.

 

Mis Recomendaciones

Recomendaciones de Sara Navarrete para mejorar tu vida sexual

 

-Si has tenido relaciones previas negativas, tienes que intentar confiar en tu pareja actual. Quizás necesites ayuda psicológica, pero no te des por vencida.

-Deja a un lado el estrés, la ansiedad, el cansancio, y cuando llegues a casa, desconecta, relájate, tómate tu tiempo para ti y para tus pensamientos y reflexiones, creando un ambiente propicio de tranquilidad y sosiego.

-Intenta llevar una vida equilibrada en todos los sentidos: comida, deporte, trabajo, familia, ilusiones, objetivos, crecimiento personal, etc.

-Esfuérzate por tener un buen estado de ánimo con tu pareja. Intentad hacer cosas juntos que os gusten a los dos, salir de la monotonía, hacer deporte, tomaros vuestro tiempo de pareja.

-Tener una buena comunicación con tu pareja, hablar y dialogar de todo, sin que haya miedos de contar cosas.

-En cuanto a la vida sexual, probar cosas nuevas también puede ayudar a mejorarla.

-Piensa en las cosas que te gustaría hacer con tu pareja, y da rienda suelta a tu imaginación.

-Aprovecha una cena romántica para dar el paso.

¡Espero haberos ayudado!

 

Sara Navarrete

Psicóloga

 

Algunas fuentes consultadas:

https://www.elsevier.es/es-revista-revista-internacional-andrologia-262-articulo-tratamiento-del-deseo-sexual-hipoactivo-13100739 

https://www.bbc.com/mundo/noticias-45222325 

https://www.lavanguardia.com/salud/sexologia/20100620/54353655864/salud-medicina-sexologia-tdsh.html