¿Por qué estoy solo/a?

Hoy quiero hablaros de un tema que cada vez tratamos más en nuestra consulta, es el tema de soledad y las circunstancias que lo rodean. A mi consulta acuden personas que se sienten solas, que cuestionan su soledad y no saben vivir sin pareja, también no saben porqué no les duran las parejas, y en definitiva, no se encuentran bien estando solos. También cuestionan porqué no tienen amigos, o la familia no se interesa por ellos.

 

Tenemos que tener en cuenta que como os digo, la soledad tiene unas circunstancias que la rodean, y hay que valorar primero la personalidad de cada persona, y sus circunstancias. Por ello no podemos hablar con generalidades pero sí que me gustaría daros unas recomendaciones o al menos, mi punto de vista sobre algunas cuestiones que tenemos que tener en cuenta para no vernos en esta situación, o al menos reducir al máximo esa sensación de soledad.

 

Muchas personas tienen una necesidad de afecto de forma constante, incluso miedo a vivir sin pareja, y no saben desenvolverse por sí mismas, lo que les aboca a vivir bajo la cobertura que les brinda la otra persona, su pareja. Este tipo de características se dan en personas con una gran dependencia emocional. Una persona con una gran dependencia emocional prioriza su vida en pareja por encima de cualquier otra cosa, hasta llegar al extremo de anularse como persona y que dependa completamente de la otra persona para todo. Este tipo de relaciones no son equilibradas y hacen que las personas con dependencia y por tanto muy baja autoestima, cedan constantemente, perdonen, y posicionen a la otra persona muy por encima de sí, compensándoles todo con tal de estar con esa persona.

Este ejemplo que os explico es un poco extremo y hay que entender que hay una escala de grises entremedias de una pareja sana y una pareja dependiente pero sirve para que visualicéis hasta dónde podemos llegar y lo que tenemos que evitar.

 

A este tipo de personas les compensa muchísimo más estar en pareja que estar solas y cuando se vulnera el respeto, la dignidad, la confianza en uno mismo, la relación de ninguna manera puede ser sana. Mejor sólo que mal acompañado, o menos sólo que faltándome el respeto a mí mismo.

 

En primer lugar, hay que pararse a pensar que sólo nos tenemos a nosotros mismos, y que nos tenemos que cuidar, tanto física como mentalmente, así que en momentos en los que nos encontramos un poco desmotivados, o quizás pasando por un estancamiento personal, nuestra prioridad será pensar más en nosotros, en cuidarnos, en hacer una vida sana, equilibrada y hacer las cosas que nos gustan y que nos hacen bien.

 

Bajo mi punto de vista, los momentos de estancamiento, como puede ser superar los treinta sin pareja, o querer tener hijos pero no tener pareja estable, y ver cómo van avanzando los años sin poder cumplir nuestras expectativas, son cruciales para ir en una u otra dirección, y tenemos que sentirnos fuertes y activos para ir a por nuestros sueños.

 

Lo importante es valorarse a uno mismo y sentirse libre de tomar las decisiones que más nos gusten y nos convengan conforme vayan llegando. No nos sirve el conformismo, el negativismo y la pasividad, porque la vida seguirá su curso y nosotros no la habremos disfrutado.

 

Por eso, ante el sentimiento de soledad, nos tenemos que preguntar qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal. Quizás valorar más lo que tenemos a nuestro alrededor y ser más generosos sin mirar el hecho de obtener algo a cambio. Siendo generosos con nuestra familia, con nuestros amigos, al final la vida nos lo devolverá.

Preocuparnos más por nuestro bienestar, por hacer las cosas que nos gustan y esforzarse por llevarlas a cabo.

Salir, apuntarse a cursos, actividades donde conocer gente y hacer una amistad real o conocer a la pareja que estás buscando.

Recuperar las relaciones con amigos y amigas que quizás habíamos descuidado.

Aprovecha para viajar, salir, hacer las cosas que te motivan, quizás ahora es el momento perfecto para hacerlas e ir a tu aire.

Al sentirse bien con uno mismo, y respetarnos, lo reflejamos a los demás, y es más fácil encontrar una pareja que te respete y tenga una actitud positiva ante la vida.

Quiérete y te querrán, ya sea sólo o acompañado.

 

Un saludo!

Sara Navarrete

Psicóloga

 

 

Algunas fuentes consultadas:

https://psicologiaymente.com/psicologia/me-siento-sola 

https://elpais.com/elpais/2019/07/18/buenavida/1563443085_456517.html