Gestionar la exigencia sobre la educación de tus hijos

enero 26, 2018

l

Sara Navarrete

Gestionar la exigencia sobre la educación de tus hijos

A raíz de una paciente que tuvimos en nuestra clínica, me interesé sobre este tema, y he querido profundizar sobre esta temática, por que es curioso que nuestra cultura actual es considerada como laxa por muchos expertos, que apuntan que se está perdiendo la cultura del esfuerzo, que se debate constantemente nuestro modelo educativo y se tacha de demasiado flexible. También se cuestiona la calidad de la enseñanza y en general algunos apuntan que vivimos en una sociedad basada en la inmediatez, la falta de límites, y que cultiva poco la paciencia, el esfuerzo, la exigencia, etc.

Bueno, esto es lo que se piensa desde una cierta parte de la sociedad, sin embargo, muchos psicólogos y pedagogos apuntan que de puertas para adentro, muchas familias cultivan la exigencia hacia sus hijos, algo que si se convierte en exceso, sobre todo en el ámbito académico de los padres hacia los hijos, puede estar detrás de muchas de las visitas a nuestras consultas de psicología. El nivel de exigencia de los padres hacia los hijos es algo que forma parte de nuestra sociedad y que en un momento dado de nuestras vidas necesita una reflexión, y pararnos a pensar si lo estamos haciendo bien, o estamos exigiendo demasiado a nuestros hijos.

¿Cómo son los padres demasiado exigentes?

Los padres demasiado exigentes presionan a sus hijos para que constantemente estén esforzándose en busca de un objetivo impuesto. También se identifican por estar constantemente diciendo a los hijos lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer. Corrigen errores de los hijos incidiendo en los aspectos negativos, y si felicitan por los logros hechos por los hijos, les recuerdan que tienen que mejorar y seguir trabajando. Los niños, cuando son pequeños pueden ser muy obedientes para complacer a sus padres, pero pueden derivar en personalidades con poco criterio y poca autonomía porque están acostumbrados a que alguien les diga lo que tienen que hacer en cada momento.

También es cierto que en personalidades fuertes y con buen rendimiento, los niños pueden llegar a desarrollar una faceta perfeccionista que les ayude a alcanzar metas elevadas, pero siempre hay que ser consciente de la voluntad del niño, de su capacidad y motivación.

Me he dado cuenta que en gran parte de los casos, cuando se exige demasiado a nuestros hijos, a medida que se hacen mayores, pueden aparecer en ellos la frustración, la rebeldía, la inseguridad, la dependencia, la ansiedad, poca emotividad, etc. Son muchos los factores que influyen en toda esta serie de aspectos, por ello, hay que reflexionar profundamente sobre nuestra labor como progenitores y quizás no cometer los errores que nuestros padres han cometido con nosotros. En una gran proporción, los padres excesivamente exigentes con sus hijos, también lo vivieron en su infancia de manos de sus progenitores.

Aprender a ser unos padres democráticos, que incluyen también la exigencia, pero siempre desde el respeto, la comunicación y el consenso, es el objetivo que tenemos que marcarnos, si creemos que estamos incurriendo en una excesiva exigencia.

¿Cuales son las consecuencias negativas de exigir demasiado a nuestros hijos?

Bajo mi experiencia, os aconsejo que siempre hay que tener en cuenta las posibilidades del niño, ya que si no, en primer lugar, intentará complacer a sus padres, si no lo consigue, se frustrará por no poder, y sentirá incapacidad, inseguridad, y por consiguiente, sentirá la idea de disgustar a sus padres.

Si se destacan los aspectos negativos constantemente con idea de que el niño no se relaje y continue trabajando, el niño tendrá la sensación de que haga lo que haga, nunca es suficiente, y que siempre falla a sus padres, los cuales nunca estarán orgullosos de él. El niño puede llegar a sentirse inútil, sin ganas, sin motivación. Puede llegar a peder emotividad, y voluntad, no saber automotivarse, ni ser activo, en definitiva, puede tener problemas en su desarrollo emocional y vital.

En nuestra consulta, tratamos varios casos de este tipo, al mismo tiempo con los niños y con las familias, y los resultados son muy beneficiosos tanto para la dinámica de familia como para el niño en sí.

Algunos de los aspectos que tratamos en este tipo de casos, tanto en niños como adolescentes son:

-La frustración

-Falta de improvisación

-La excesiva dependencia hacia los padres

-La ansiedad

-La falta de rendimiento escolar

-La inseguridad

-Ataques de ira

¿Cómo ser exigentes sin causar daños?

Puede parecer difícil, pero yo os aconsejo que reflexionéis y que para ser unos buenos padres, tenemos que hacer el esfuerzo de educar con libertad y dando reconocimiento a las cosas positivas de nuestros hijos, intentando no ser siempre una voz estricta y ordenante.

Podemos exigir a nuestro hijos, mostrarnos firmes, tener reglas y castigar si es necesario, ejercer la autoridad siempre con sentido común, promoviendo la comunicación, reconociendo las virtudes, y valorando las capacidades, motivaciones, aptitudes, intereses de nuestros hijos, etc.

De manera esquemática os planteo varios puntos a tener en cuenta como padres:

Comunicación

-Tener en cuenta las capacidades, los gustos y motivaciones de los niños

-No imponer constantemente

-Compartir cosas en familia y pasarlo bien

-Escuchar y entender a nuestros hijos

-Dar afecto

-Dar autonomía

Desde mi punto de vista, la educación debe basarse en el autodescubrimiento, en dar las herramientas a nuestros hijos para que aprendan a vivir, a encontrar su camino, y no sólo pensar en la perfección. La perfección ha de estar allí guiando nuestro camino, pero no como una meta, pues vetará la capacidad de ser felices en el camino.

Sara Navarrete

Psicóloga

Algunas fuentes consultadas:

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20111202/54239517855/que-pasa-si-los-padres-exigen-demasiado.html

https://lamenteesmaravillosa.com/hijos-perfectos-ninos-tristes-la-presion-de-la-exigencia/

¿Dudas? ¿Necesitas ayuda?
Solicita más información

Llámanos:  636162020

Escríbenos: info@snpsicologovalencia.es

Visítanos: Gran Via del Marqués del Túria, 49 – séptima planta, pta 6 – 46005 València

Formulario de contacto:

Si buscas una buena Psicóloga, Psicólogo en Valencia o apoyo online cómodamente desde tu casa, no lo dudes, te podemos ayudar.

Contact Us
Política de Privacidad *

Publicaciones relacionadas

EL DIVORCIO, Cuento para niños cuyos padres se separan

EL DIVORCIO, Cuento para niños cuyos padres se separan

Autoras: K. Bartkowiak, N. Harmak, D. Jamroża, E. Rączka.

Estimados padres y madres:
Mi nombre es Antonina, pero desde que era pequeña todos me llaman Tosia. Quiero contaros una historia que me ocurrió cuando tenía más o menos la misma edad que vuestros hijos, sobre como mi familia, de repente, dejó de existir.
Han sido unos momentos muy difíciles de asumir dada mi corta edad, en ese momento experimenté todas las emociones negativas que conozco. Estaba triste, enfadada, pero la mayoría de las veces estaba simplemente aterrorizada. Me daba vergüenza reconocer ante mis amigos que mis padres ya no estaban juntos. Por eso, con frecuencia, mentía, chillaba, lloraba y me encerraba en mi mundo.

Me surgían un montón de preguntas: “¿Por qué pasa esto precisamente a mi familia?”, “¿Será por mi culpa que mis padres ya no se quieren?”, “¿Volveré a ver a mi padre?”, “¿Alguna vez sonreiré de nuevo?”
Mis amigos me ayudaron a comprender, que a veces los padres se separan, pero no por ello dejan de querer a sus hijos. Desgraciadamente no pudieron quitarme el sentimiento de culpa, ni tampoco pude dejar de extrañar, sentir reproche o impotencia.
Quiero compartir con vosotros mis sentimientos de aquellos días, porque es más que probable que ahora mismo los esté experimentando vuestro hijo.
Queridos padres, cuando dejáis de quereros, intentad respetaros mutuamente, sin vosotros, este maravilloso ser que es vuestro hijo, no existiría.
Dejáis de ser marido y mujer, pero el resto de vuestra vida seguiréis siendo padres, las personas más importantes en la vida de vuestro hijo.
¿Sabéis lo que más esperaba de mis padres en estos momentos? Amor, seguridad, respeto, pero, sobre todo, que me explicasen que es lo que estaba pasando en nuestra casa.
Preguntad a vuestro hijo si es eso lo que necesita ahora mismo…

Daño cerebral en niños

Daño cerebral en niños

Sara Navarrete, como Neuropsicóloga, nos comenta en qué consiste esta enfermedad, cómo deben enfrentarse los familiares y el tipo de tratamiento que se aplica en la Consulta de Psicología Clínica.

 

Hoy quiero hablaros de un tema que yo como Neuropsicóloga Clínica, trato habitualmente.

El DCAI (Daño cerebral adquirido infantil) es el daño que se produce en el cerebro del niño a causa de traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebro-vasculares, tumores, infecciones cerebrales, entre otros. El DCAI provoca un menoscabo de la salud y calidad de vida del niño.

El cerebro, al ser una parte tan importante de nuestro, ya que es un órgano de control de todas las funciones vitales, hace que las lesiones que se produzcan dentro de él, puedan afectar a cualquier función del propio organismo. Hablamos entonces de secuelas que se consideran físicas, psíquicas o sensoriales.

El cerebro durante la infancia está constantemente en desarrollo y tiene que pasar por varias etapas evolutivas. Es por ello que a medida que se va desarrollando el cerebro y madurando las distintas áreas cerebrales, en el caso de las lesiones cerebrales en niños, se van viendo las secuelas que afectan a cada una de las áreas. Y es entonces cuando el diagnóstico ha de ser muy completo para poder tratar cada una de las carencias producidas por la lesión y así, aplicar un buen tratamiento y recuperar la máxima capacidad funcional, ya sea a nivel físico, cognitivo o sensorial-conductual.

Es un tratamiento que se prolonga en el tiempo, ya que hay que acompañar al niño durante todas esas etapas evolutivas y tratar los problemas que van surgiendo.

La atención que se le brinda al menor es siempre multidisciplinar, desde la neurología, la rehabilitación, desde profesionales de trabajo social, y desde la psicología, más concretamente desde el campo de la neuropsicología, que tratamos en nuestra clínica.

Por mi experiencia, he de deciros que para los padres también es muy importante la asistencia psicológica para poder afrontar con fuerza y positivismo la evolución y desarrollo de sus hijos, por ello, la asistencia psicológica para toda la familia, en esta enfermedad es crucial.

Como os comentaba antes, el diagnóstico continuado en todas las etapas de la evolución del niño es fundamental para poder trabajar sobre los aspectos a mejorar. Aunque puede parece extenuante enfrentarse continuamente a los profesionales de varios ámbitos, es una tarea necesaria y que la familia ha de asumir y llevar a cabo meticulosamente por el bien del niño.

Desde el área de la neuropsicología, que es nuestro caso, trabajamos con los niños en el nivel cognitivo y conductual-sensorial.

 

¿A qué me refiero exactamente?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Sara Ruiz Navarrete.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a OVH que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Estamos a tu disposición

Escríbenos o llámanos y estaremos encantados de responderte.

Contact Us
Política de Privacidad *
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información - Gestionar mis preferencias
Privacidad
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
¿En que podemos ayudarte?