Detectar el bullying en tu hijo

febrero 21, 2017

l

Sara Navarrete

Detectar el bullying en tu hijo

¿Qué es el bullying o acoso escolar?

Desde hace varios años vengo atendiendo en mi consulta a niños y adolescentes que han sido víctimas de acoso escolar. Algo que me hace reflexionar y lo que hoy quiero hablaros. El acoso escolar o bullying se define como cualquier tipo de agresión tanto física como psicológica que se da de forma constante en el ámbito del colegio o instituto. No entrarían dentro de esta definición las agresiones puntuales que pueden darse entre niños o adolescentes, y que no tienen una continuidad en el tiempo. A esto último, lo llamaríamos agresión.

Una de las características más significativas del bullying es que la víctima sufre de manera continua un desgaste físico o/y psicológico que va en aumento de forma progresiva, y que puede desencadenar en hechos traumáticos e irrevocables.

¿Quienes son carne de cañón para el bullying?

Por la experiencia que he desarrollado en mi clínica, y bajo la observación de los numerosos casos que se dan en concreto en nuestro país, hay ciertos modelos de comportamiento que se repiten, tanto en las víctimas, como en los acosadores, aunque ningún niño está a salvo totalmente de sufrir acoso escolar. Puede ocurrir que el hecho de destacar frente a la mayoría, suponga un motivo para sufrir bullying. Parece como si nuestra sociedad no fuera lo suficientemente tolerante como para aceptar la diferencia, y creo que es una de las cuestiones más importantes que debemos aprender para convivir en libertad y respecto en una sociedad.

Aquello que se sale de lo “normal” muchas veces nos da miedo, nos asusta, nos da envidia, por lo que intentamos alejarlo de nosotros, y puede que este tipo de comportamiento social y aceptado esté influenciando a nuestros hijos a la hora de respetar o no a los demás.

Nuestra cultura ha dado grandes pasos adelante en cuestión de décadas, por poner un ejemplo, en el caso de la homosexualidad. En muchos países, se persigue con la muerte, y en cambio, en el nuestro, tenemos plena libertad de amar y casarnos con quien queramos, algo de lo que debemos estar realmente orgullosos como sociedad. Somos capaces de cambiar nuestra realidad, a través del respeto y de la tolerancia, por lo que podemos ir más allá y educar a nuestros hijos en el respeto y la aceptación.

¿Y qué es lo normal? Todos tenemos nuestra personalidad y somos únicos, y no debemos quedarnos en la superficialidad, o en los prejuicios, sino profundizar para poder valorar a las personas.

En los niños, puede ocurrir lo mismo, lo que está fuera de lo “normal” les puede asustar, dar envidia, y por ello, junto con cuestiones personales, hay niños que se convierten en acosadores, buscando sus víctimas para reforzar en muchos casos su propia autoestima.

La mayoría de niños que he atendido por sufrir bullying, tienen características físicas distintas a la mayoría, y normalmente también ocurre que son más vulnerables, quizás son tímidos, o tienen un carácter en fase de desarrollo. La combinación de ambos estados, físico y psicológico, hacen que muchos niños se conviertan en objetivos para los acosadores.

Yo soy de la opinión que no hay que criminalizar a los acosadores a la primera de cambio. Hay que estudiar sus circunstancias, su entorno, su pasado, etc. En la mayoría de los casos, los acosadores también son víctimas de sus circunstancias personales, y utilizan el acoso para ocultar sus carencias y debilidades.

¿Qué síntomas pueden aparecer en tu hijo?

Siempre tienes que estar pendiente de cambios en el comportamiento de tu hijo porque por muy pequeños que sean, pueden ser los primeros síntomas de estar sufriendo acoso escolar. Ten en cuenta que aunque intentemos tener una comunicación sana y fluida con nuestros hijos, con este tipo de cuestiones, los niños, por normal general suelen mantenerlo en secreto, por vergüenza, miedo, rechazo, etc. Así que es a través del comportamiento como podremos detectar posibles señales.

Te voy a exponer varias señales que te tienen que poner en alerta:

-En el sueño: Que le cueste mucho dormir y/o tenga pesadillas.

-En el comportamiento: Cambios inexplicables de humor, irritabilidad, tristeza, enfados, etc.

Cambios en el apetito

-Trastornos psicosomáticos: Se quejan de dolor de cabeza, tripa, u otros, sin una causa aparente.

-Problemas de socialización: Le cuesta relacionarse, tiende a aislarse.

-Rechazo a ir al colegio o instituto de forma continua. Que no quieran ir al cole de vez en cuando es normal, pero que sea de forma diaria y el niño o la niño sufra por tener que ir, nos tiene que preocupar.

-Falta de interés en los estudios que puede verse reflejada en una bajada del rendimiento escolar.

-Y por último, si existe maltrato físico, que tenga de forma continua moraduras o heridas y que al preguntar, diga siempre que ha sido al caerse.

Estas son algunas de la señales más significativas en el comportamiento de nuestros hijos, aunque estos síntomas, salvo el último, pueden estar causados por otras cuestiones como la pérdida de un ser querido, la separación de los padres, etc. Por ello, es muy importante observar a tu hijo y descartar otros posibles causantes. En el próximo artículo continuaré hablando sobre esta temática y sus circunstancias, más enfocado a la etapa adolescente.

Si como padre, detectas que tu hijo puede estar sufriendo acoso escolar, ante todo, transmite tu tranquilidad, apoyo, y seguridad. Consulta con el colegio, y también, pide asesoramiento a una Clínica de Psicología.

Sara Navarrete

Psicóloga

¿Dudas? ¿Necesitas ayuda?
Solicita más información

Llámanos:  636162020

Escríbenos: info@snpsicologovalencia.es

Visítanos: Gran Via del Marqués del Túria, 49 – séptima planta, pta 6 – 46005 València

Formulario de contacto:

Si buscas una buena Psicóloga, Psicólogo en Valencia o apoyo online cómodamente desde tu casa, no lo dudes, te podemos ayudar.

Contact Us
Política de Privacidad *

Publicaciones relacionadas

EL DIVORCIO, Cuento para niños cuyos padres se separan

EL DIVORCIO, Cuento para niños cuyos padres se separan

Autoras: K. Bartkowiak, N. Harmak, D. Jamroża, E. Rączka.

Estimados padres y madres:
Mi nombre es Antonina, pero desde que era pequeña todos me llaman Tosia. Quiero contaros una historia que me ocurrió cuando tenía más o menos la misma edad que vuestros hijos, sobre como mi familia, de repente, dejó de existir.
Han sido unos momentos muy difíciles de asumir dada mi corta edad, en ese momento experimenté todas las emociones negativas que conozco. Estaba triste, enfadada, pero la mayoría de las veces estaba simplemente aterrorizada. Me daba vergüenza reconocer ante mis amigos que mis padres ya no estaban juntos. Por eso, con frecuencia, mentía, chillaba, lloraba y me encerraba en mi mundo.

Me surgían un montón de preguntas: “¿Por qué pasa esto precisamente a mi familia?”, “¿Será por mi culpa que mis padres ya no se quieren?”, “¿Volveré a ver a mi padre?”, “¿Alguna vez sonreiré de nuevo?”
Mis amigos me ayudaron a comprender, que a veces los padres se separan, pero no por ello dejan de querer a sus hijos. Desgraciadamente no pudieron quitarme el sentimiento de culpa, ni tampoco pude dejar de extrañar, sentir reproche o impotencia.
Quiero compartir con vosotros mis sentimientos de aquellos días, porque es más que probable que ahora mismo los esté experimentando vuestro hijo.
Queridos padres, cuando dejáis de quereros, intentad respetaros mutuamente, sin vosotros, este maravilloso ser que es vuestro hijo, no existiría.
Dejáis de ser marido y mujer, pero el resto de vuestra vida seguiréis siendo padres, las personas más importantes en la vida de vuestro hijo.
¿Sabéis lo que más esperaba de mis padres en estos momentos? Amor, seguridad, respeto, pero, sobre todo, que me explicasen que es lo que estaba pasando en nuestra casa.
Preguntad a vuestro hijo si es eso lo que necesita ahora mismo…

Daño cerebral en niños

Daño cerebral en niños

Sara Navarrete, como Neuropsicóloga, nos comenta en qué consiste esta enfermedad, cómo deben enfrentarse los familiares y el tipo de tratamiento que se aplica en la Consulta de Psicología Clínica.

 

Hoy quiero hablaros de un tema que yo como Neuropsicóloga Clínica, trato habitualmente.

El DCAI (Daño cerebral adquirido infantil) es el daño que se produce en el cerebro del niño a causa de traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebro-vasculares, tumores, infecciones cerebrales, entre otros. El DCAI provoca un menoscabo de la salud y calidad de vida del niño.

El cerebro, al ser una parte tan importante de nuestro, ya que es un órgano de control de todas las funciones vitales, hace que las lesiones que se produzcan dentro de él, puedan afectar a cualquier función del propio organismo. Hablamos entonces de secuelas que se consideran físicas, psíquicas o sensoriales.

El cerebro durante la infancia está constantemente en desarrollo y tiene que pasar por varias etapas evolutivas. Es por ello que a medida que se va desarrollando el cerebro y madurando las distintas áreas cerebrales, en el caso de las lesiones cerebrales en niños, se van viendo las secuelas que afectan a cada una de las áreas. Y es entonces cuando el diagnóstico ha de ser muy completo para poder tratar cada una de las carencias producidas por la lesión y así, aplicar un buen tratamiento y recuperar la máxima capacidad funcional, ya sea a nivel físico, cognitivo o sensorial-conductual.

Es un tratamiento que se prolonga en el tiempo, ya que hay que acompañar al niño durante todas esas etapas evolutivas y tratar los problemas que van surgiendo.

La atención que se le brinda al menor es siempre multidisciplinar, desde la neurología, la rehabilitación, desde profesionales de trabajo social, y desde la psicología, más concretamente desde el campo de la neuropsicología, que tratamos en nuestra clínica.

Por mi experiencia, he de deciros que para los padres también es muy importante la asistencia psicológica para poder afrontar con fuerza y positivismo la evolución y desarrollo de sus hijos, por ello, la asistencia psicológica para toda la familia, en esta enfermedad es crucial.

Como os comentaba antes, el diagnóstico continuado en todas las etapas de la evolución del niño es fundamental para poder trabajar sobre los aspectos a mejorar. Aunque puede parece extenuante enfrentarse continuamente a los profesionales de varios ámbitos, es una tarea necesaria y que la familia ha de asumir y llevar a cabo meticulosamente por el bien del niño.

Desde el área de la neuropsicología, que es nuestro caso, trabajamos con los niños en el nivel cognitivo y conductual-sensorial.

 

¿A qué me refiero exactamente?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Sara Ruiz Navarrete.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a OVH que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Estamos a tu disposición

Escríbenos o llámanos y estaremos encantados de responderte.

Contact Us
Política de Privacidad *
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información - Gestionar mis preferencias
Privacidad
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
¿En que podemos ayudarte?